Make your own free website on Tripod.com

Artículo VI. La Membresía.


1. Recibimiento de Miembros:

Cualquier persona que tenga un testimonio claro de salvación personal, que haya sido bautizado por inmersión, que está de acuerdo con la doctrina expresada en la declaración doctrinal mencionada con anterioridad, y que tenga una vida libre de pecado habitual, público o privado, puede presentarse como candidato a la membresía de esta iglesia.

En el caso de un traslado de membresía de otra iglesia de semejante fe a la nuestra, el candidato presentará una carta de recomendación de su iglesia anterior. Si tal carta no puede conseguirse, el pastor consultará con el pastor de la otra iglesia personal y directamente. Si el candidato no viene de una iglesia de semejante fe, tal candidato presentará una declaración de fe personal al liderazgo de la iglesia.

El candidato cumplirá un curso llamado, "Discipulado de Nuevos Miembros". (Amós 3:3)

Luego tendrá una reunión con el Pastor y los diáconos. Ellos tendrán una entrevista con el candidato con respecto a su testimonio de salvación, bautismo y su acuerdo con la declaración doctrinal, constitución y objetivos de la iglesia.

Si se le encuentra satisfactorio, el Pastor y los diáconos recomendarán al candidato a la iglesia para su membresía, la cual será otorgada por voto de las 3/4 partes de los miembros presentes en una reunión de negocios.

Para efectos de votación, es necesario tener la edad de 18 años.

Una vez que el individuo ha sido aceptado a la membresía por la iglesia, la persona será recibida en el seno de la iglesia en la primera ocasión en que asista a la Cena del Señor.

2. Responsabilidades de los Miembros:

a. Asistir fielmente a las reuniones públicas de la iglesia. (Heb. 10:25) b. Apoyar la iglesia y sus ministerios con sus diezmos y ofrendas conforme a las enseñanzas de las Escrituras. (1Cor.16:1-2) c. Estar dispuesto a involucrarse en alguna parte de la obra o ministerio de la iglesia. (2Cor.8:6-15) d. Aprobar a los candidatos diáconos por votación. e. Aprobar a los candidatos a la membresía de la iglesia por votación. f. Imponer la disciplina en la iglesia y estar dispuesto a someterse a la disciplina de la iglesia.

g. Apoyar las proyecciones y los planes de los líderes para la iglesia en general. h. Orar regularmente uno por el otro, a fin de preservar la unidad de la fe (Efe.4:1-6). Si en algún momento se viera en disconformi- dad con las doctrinas enseñadas por esta iglesia, se retirará sin es- cándolo de la membresía.

3. Destitución de la Membresía.

Las razones o causas que provocarán la salida de la membresía serán las siguientes:

a. Inestabilidad e inactividad por 3 meses sin una razón justificada. Así, el creyente es descalificado de la membresía de la iglesia automáticamente. b. Cualquier persona cuyo testimonio llega a deshonrar al Señor (1Cor.5:11-13; 2Tes.3:10-15) o al ministerio de la iglesia de tal manera que se requiera la disciplina eclesiástica, perderá su posi- ción como miembro de la iglesia. Entre otras ofensas, esto incluye la enseñanza de falsa doctrina o cualquier otra doctrina que esté en contra de la doctrina declarada en esta constitución. También incluye otras enseñanzas que se consideren dañosas al cuerpo de esta iglesia, después de haber dado advertencia suficiente. Tam- bién incluye el intento, conciente o no, de dividir a los hermanos de la iglesia. Se entiende que en ésta se habrán agotado todos los pasos que la Palabra de Dios nos ordena seguir. Situaciones que puedan requerir acción disciplinaria serán manejadas por el pastor y diáconos en confianza. Siempre la meta de la disciplina será: (1) Restaurar al hermano conforme a Gál.6:1. (2) Mantener la pureza en la iglesia por sacar a aquella persona que no se arrepienta de su pecado. (1Cor.5:7,11) (3) Advertir y prevenir a otros de cometer pecado. (1Tim.5:20)

Pasos Necesarios de la Disciplina En Casos de Pecado Público:

(1) Acercarse sólo a la persona en pecado y compartir su ofensa en el espíritu de Gál.6:1.

(2) Si no confiesa y no se arrepiente, entonces hay que volver la segunda vez con uno o dos testigos para confirmar cada palabra para que lo ayuden por medio del consejo.

(3) Si todavía no deja su pecado, hay que tratarlo delante de la iglesia en una reunión de los miembros, a fin de posiblemente sacar su nombre de la lista de los miembros y cesar la comu- nión con dicho ofensor.

(4) En tal caso, se dará aviso por escrito al individuo de la decisión de la iglesia.

(5) Algunos ejemplos en donde se justifica la disciplina son: problemas morales, rechazo por acción o palabra a la autoridad de la Iglesia local. El proceder disciplinario siempre será según 2Tim.3:24-25; 4:2; Efe.4:32, y se esforzarán para poder restau- rarle al miembro caído en el caso de su arrepentimiento.

(6) Cualquier apelación será dirigida al Pastor(es) y diáconos directamente.

c. Al solicitar personalmente la abdicación de su membresía. d. Miembros que se unen con otras iglesias serán borrados de la membresía. e. Por muerte del hermano.

Todos los miembros de buen testimonio determinados por el Pastor y los diáconos pueden pedir una carta de recomendación para la iglesia a donde se traslada con tal que sea una iglesia de semejante fe. Las cartas de recomendación serán enviadas a la iglesia directamente y no al miembro recomendado.


Por algún comentario o sugerencia escribanos a
ibmdsj@hotmail.com

© Copyright 2001 - IBMSJ.